Jueves 20 de Junio de 2024

Hoy es Jueves 20 de Junio de 2024 y son las 13:09 - Mario Galoppo, Carina Bolatti, Informados lunes a viernes de 9 a 13 por radio EME

18.9°

Santa Fe

18 de septiembre de 2021

Un corte, una quebrada

En el tango del mediodía, Adolfo Barrios recuerda la historia del programa televisivo tanguero más exitoso en la Argentina, Grandes Valores del Tango.

 

En esta particular historia de la televisión argentina, esta creación de Alejandro Romay fue, sin duda, el más exitoso ciclo de difusión del tango, y el que alcanzó mayor permanencia en el tiempo.

Ningún otro programa logró estar casi cuarenta años en la pantalla chica, no obstante haberse emitido durante la etapa en que supuestamente el género estaba en declinación en su popularidad.

A fines de 1963, con Hugo Del Carril como conductor, comenzó Grandes Valores del Tango, por Canal 9, precisamente al mismo tiempo que Alejandro Romay incursionaba por primera vez en televisión. Sin embargo, su origen se remonta al año 1951, cuando empezó a emitirse por LS10 Radio Libertad y LR9 Radio Antártida, con el propio Romay al micrófono. El programa tuvo tal éxito, que llegó a publicarse una revista con su mismo nombre.

Menos de un año después de su debut televisivo, Juan Carlos Thorry remplazó a Hugo Del Carril. El programa se había convertido en un verdadero éxito, y su auspiciante principal era Héctor Peres Pícaro S.A., un importante comercio de electrodomésticos de la época. Salía al aire habitualmente en vivo y en directo, desde el estudio mayor de Canal 9.

Desde un comienzo desfilaron importantes artistas, pero las mayores audiencias sucedían cuando se presentaban las estrellas consagradas.

Sin embargo, el paso del tiempo fue deteriorando la convocatoria del programa, pero su producción siempre encontró la manera de mantener el suficiente atractivo para aquellos que aman la música ciudadana.

El éxito del programa, impulsó a la creación de otros, vinculados al tango. En 1962, Canal 11 puso al aire Yo te canto Buenos Aires, siendo el lugar donde el país pudo ver por primera vez a Roberto Goyeneche cantando “Garúa”, con la orquesta de Aníbal Troilo. Horacio Salgán resucitó su orquesta para aparecer por la TV y volver a grabar la mayor parte de su repertorio; en tanto que Canal 13 lanzó el programa Copetín de Tango, armado para vender discos de Julio Sosa.

Algunas restricciones contractuales de sus comienzos que le impedían contratar artistas de otros canales,  terminaron en 1964 y Grandes valores del tango abrió sus puertas a todos los artistas. Por allí pasaron Floreal Ruiz, Héctor Mauré, Alberto Morán, Enrique Dumas, Guillermo Galvé y tantos otros.

Si bien Juan Carlos Thorry fue su conductor más reconocido, cuando llegó la necesidad del recambio, Alejandro Romay puso en práctica una interesante estrategia. Con el objetivo de acercar el programa al público juvenil, colocó al frente a Silvio Soldán, quien para ese entonces conducía con gran éxito Feliz domingo, un espectáculo destinado a los adolescentes.

Y el carismático Soldán cada vez que tenía que hacer una pausa para los avisos publicitarios, decía la recordada frase: “Un corte, una quebrada y volvemos”.

Diversas circunstancias obligaron a ir modificando la estructura inicial, pero siempre conservando la participación de Tito Lusiardo, Alberto Mosquera Montaña, Roberto Cassinelli, Beba Bidart y otros queridos personajes. El Canal 9, como casi todos los canales, contaba para ese programa con una orquesta estable, al frente de la cual estaba Armando Cupo, a la postre uno de los fundadores del Sexteto Mayor.

De allí surgieron renombrados intérpretes, aún hoy vigentes: Ricardo Chiqui Pereyra, Juan Carlos Granelli, Gloria Díaz y muchos más.

Cuando en 1974, el gobierno estatizó los canales, Grandes valores del tango tuvo que cambiar su nombre por Grandes valores de hoy y de siempre, y Romay perdió la conducción del canal.

Con la vuelta de Romay a su viejo canal, Grandes valores del tango recuperó su nombre y, durante diez años, pretendió recobrar su antiguo esplendor. Luchó para lograrlo y, en un principio, el todo poderoso “señor rating” acompañó la propuesta, pero finalmente el ciclo no pudo competir más con las programaciones de las otras emisoras y todo acabó. Es más, al poco tiempo, el empresario hasta terminó vendiendo su entrañable canal.

Y, desgraciadamente con los años, se perdieron muchos de los archivos del ciclo o, por lo menos, hoy no resultan accesibles en su totalidad.

De la época de la conducción de Silvio Soldán, escuchamos en vivo en Grandes Valores del Tango, un éxito popular de ese momento: La orquesta de Héctor Varela con las voces de Diego Solís, Fernando Soler y Jorge Falcón, en la milonga “Azúcar, Pimienta y Sal”

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!