Domingo 21 de Abril de 2024

Hoy es Domingo 21 de Abril de 2024 y son las 17:45 - Mario Galoppo, Carina Bolatti, Informados lunes a viernes de 9 a 13 por radio EME

27.3°

Santa Fe

25 de septiembre de 2021

Nelly Omar, la Malena de Manzi

Adolfo Barrios resume en el Tango del Mediodía la vida de la mujer récord de la música argentina. A los 100 años subió al escenario del Luna Park para dar su último recital ante su público. Una vida de éxitos y penurias.

Nilda Elvira Vattuone, conocida como Nelly Omar, había nacido en Guaminí, provincia de Buenos Aires, un 10 de septiembre de 1911.

En 1918, su padre, guitarrista, fue uno de los organizadores y vendedores de entradas en la presentación del dúo Gardel-Razzano en el Teatro del Pueblo, lugar donde Nelly conoció a Gardel,

​Tras la temprana muerte de su padre en 1924, su madre quedó con 10 hijos a cargo, debió trasladarse a la ciudad de Buenos Aires, y fue allí donde Nelly se desempeñó en una fábrica textil para colaborar con la manutención del hogar, con sólo 13 años.

Mientras su familia padecía algunas penurias económicas, Nelly Omar comenzó a realizar actuaciones en su escuela de El Palomar y diversas presentaciones en un cine de Capital. Y luego comenzó a actuar en radios como Splendid, Mayo y Rivadavia desde los 17 años

Entre 1932 y 1933, actuó junto a su hermana Nélida a dúo, interpretando temas camperos, ritmos de la provincia de Buenos Aires, milongas, y canciones, pero los tangos los interpretaba sola.

En 1937, adquirió popularidad cuando ganó el Gran Plebiscito Radiotelefónico de la revista Caras y Caretas y, al año siguiente, tras una presentación en el cine “Carlos Gardel” de Valentín Alsina, un locutor presentador tuvo la poco feliz idea de nombrarla como “La Gardel con polleras” apelativo de muy mal gusto que, sin embargo, la acompañó el resto de su vida.

Luego fue convocada por Radio Belgrano para encabezar los horarios centrales y realizó giras por varias zonas de Argentina. Y en 1946, realizó su primer disco con ayuda de Francisco Canaro.

Su carrera cinematográfica fue breve y cuenta solamente con cuatro participaciones en películas de segundo orden.

Nelly Omar mantuvo una íntima amistad con Eva Perón desde 1940. Más tarde admitiría que Evita había intercedido para que le permitiesen actuar en Radio Splendid, y retribuyó ese gesto grabando la milonga “La descamisada” y la marcha “Es el pueblo”.

Durante el mandato de Juan Domingo Perón, Omar participó de las más importantes celebraciones llevadas a cabo por el gobierno, si bien ella aclaraba: “Yo nunca fui política, participaba porque era peronista, de Perón y Evita”  

En 1955 el golpe de Estado encabezado por Eduardo Lonardi derrocó a Perón y llevó a cabo la autodenominada Revolución Libertadora y, durante ese gobierno de facto, Nelly Omar, junto a otras tantas personalidades, fueron incluidas en “listas negras” en las cuales se señalaban a las personas que debían ser censuradas por mantener alguna relación con el peronismo.

Sin posibilidades de trabajo, se vio obligada a exiliarse en Montevideo, donde su amiga Tita Merello le ofreció una propuesta de trabajo para 1958. Luego viajó a Venezuela, donde permaneció casi un año.​ A su regreso a la Argentina, con la asunción de Arturo Frondizi, se retiró de la actividad artística.

Sin embargo, en 1966 se presentó en televisión y en 1969, grabó un disco con las guitarras de Roberto Grela.​ En 1972,  retornó definitivamente a sus actuaciones públicas.

Durante los últimos años, Nelly Omar adquirió popularidad por su larga experiencia y vitalidad, y se convirtió en la única artista argentina de su edad en continuar activa. En 1996, fue declarada Ciudadana ilustre de la Ciudad de Buenos Aires​ y recibió el premio a la Gran Intérprete de SADAIC. Un año después, a los 86 años, grabó un disco

En 2000, acompañada por un cuarteto de guitarras se presentó en Tango, solo tango por Canal 7. ​Luego de incursionar en un festival, actuó junto a la orquesta El Arranque. ​Otros reconocimientos incluyen una distinción especial en la entrega de los premios Argentores​ y el diploma al mérito de la Fundación Konex en 2006.

En 2005, con 93 años, grabó un disco de repertorio folclórico titulado “La criolla” con el sello de Gustavo Santaolalla.

El 10 de septiembre de 2011, Nelly Omar cumplió 100 años y fue motivo de varios homenajes y, en noviembre, celebró su cumpleaños en el Luna Park con un recital. A partir de entonces, Nelly Omar se convirtió en la única persona de su edad en el mundo en llevar a cabo un recital multitudinario de más de una hora.

Falleció el 20 de diciembre de 2013 a los 102 años en la ciudad de Buenos Aires.

Si bien en 1935, contrajo matrimonio con Antonio Molina, se separó a los dos meses. Y ella fue el gran amor de Homero Manzi quien la conoció en 1937 y fue la inspiración para varias de sus canciones. Manzi, un hombre casado, estaba perdidamente enamorado de ella realizándole un hostigamiento casi enfermizo, pero nunca se divorciaba. Cierta vez, su esposa había tomado un frasco de bromuro cuando se estaban separando, y él tuvo que volver a la casa, pero su amor por Nelly Omar, nunca se apagó.

Cuando Manzi enfermó gravemente, la familia había dado la orden de que no se permitiera la visita de Nelly Omar. Un día el doctor la llama a las cuatro de la mañana diciendo: “Nelly, mandé a la familia a su casa, venga para despedirlo”

Como ya lo contamos en este espacio, se dice que Manzi le dedicó la letra del tango “Malena”, corroborado aquí mismo por la propia Nelly Omar. Sin embargo, otros aseguran que se la dedicó a Malena de Toledo, una cantante argentina que conoció en San Pablo.

Pero la propia Nelly también admitió que estaban dedicadas a ella dos otros temas de Manzi: “Solamente ella” y “Ninguna”.

Prestemos atención a algunos versos de “Solamente ella” –que contó con música de Lucio Demare, al igual que Malena-, para admirar lo que un poeta enamorado le escribía a su amor casi imposible:

Era nube, sin rumbo ni destino,

Tenía la ternura del adiós.

Mi paso la siguió por cien caminos

Y un día mi fatiga la alcanzó.

Juntos, sin saberlo, torpemente,

Aprendimos duramente

Las verdades del amor.

Juntos, sin angustias, sin reproche,

Sin pasado, noche a noche,

Aprendimos a soñar.

Nelly Omar se caracterizó por su calidad interpretativa, su dicción, su fraseo, su perfección técnica, su buen gusto, en resumen, una cantante ejemplar y paradigmática, que sorprendió por su vigencia.

En agosto de 2010, fue designada Embajadora del Tango por la Secretaría de Cultura de la Nación y desde 2015 el Senado de la Nación Argentina otorga los premios “Nelly Omar”

La escuchamos precisamente en un tango de Homero Manzi, Después, acompañada por guitarras…

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!